Arturo Sánchez

Arturo Sánchez, a finales del siglo XIX en la Serranía de Candelario, fue el lugar donde la primera generación de Arturo Sánchez, aprendió el oficio de la chacina ibérica, una artesanía que han sabido perfeccionar a lo largo de los años. Arturo Sánchez, con el paso del tiempo, se instala en Guijuelo (Salamanca), donde cura los jamones, paletas y embutidos, en sus inmejorables bodegas naturales, llevando a cabo un proceso artesanal, tratando los productos, sin prisas y con sumo cariño.

El objetivo de Arturo Sánchez, siempre ha sido elaborar el mejor jamón ibérico del mundo, sabiendo que esto sólo se consigue gracias a la artesanía, propia de los mejores maestros jamoneros, conociendo el efecto del tiempo y dejándolo actuar para conseguir productos totalmente artesanos, con una garantía de calidad solo a la altura de Arturo Sánchez.

La materia Prima de donde se obtiene el Jamón ibérico de Arturo Sánchez es fundamental, raza ibérica. Los cerdos ibéricos son seleccionados uno a uno, bajo unos estándares de raza, edad, y alimentación, siempre con una edad superior a los dos años. Sus cerdos provienen de los ganaderos de la campiña sur de Sevilla y el sur de Extremadura, donde se encuentra la dehesa arbolada más poblada del mundo, con encinas que superan los 30 metros de copa.

Sus cerdos viven durante toda su vida en libertad en la dehesa, gozando de dos montaneras a lo lardo de su vida. En la primera montanera, los cerdos son pequeños y desarrollan sus músculos comiendo una dieta equilibrada a base de bellotas y plantas. En la segunda montanera, de al menos 4 meses de duración el cerdo ibérico, coge el peso perfecto a base de bellotas y hiervas rondando los 185 kg., lo que nos permite degustar el auténtico pata negra de Arturo Sánchez, una delicia gastronómica, fruto de la artesanía.

Arturo Sánchez, es una garantía de artesanía y tradición y cuidan a cada una sus piezas como si fueran el mejor diamante del mundo. En Guijuelo las bodegas de Arturo Sánchez, otorga al jamón un sabor y matiz único. Sus jamones, paletas y embutidos se cuelgan en las bodegas manualmente, para conseguir todas las particularidades que les hace realmente excelentes.

Arturo Sánchez, utiliza la tecnología únicamente para controlar el proceso, nunca sustituyen el saber hacer artesanal, sólo así se consigue un cerdo ibérico único entre los ibéricos.

Los maestros jamoneros de Arturo Sánchez, saben que el paso del tiempo es un aliado que no hay que alterar, para conseguir los mejores jamones y paletas del mundo. Todos sus embutidos siguen los mismos principios de marca, permaneciendo en sus secaderos y bodegas naturales con el clima de Guijuelo como su único aliado. Para asegurar la calidad de las piezas, los maestros jamoneros de Arturo Sánchez, abren las ventanas de los secaderos y bodegas de una forma manual a las horas justas del día, así consiguen la ventilación necesaria, que haga de los productos de Arturo Sánchez, un producto absolutamente artesano.

Sus productos, sólo son degustados por los paladares más exigentes, se elaboran productos para la Casa Real. 

Comparar productos (0)

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

480,00€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

455,00€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

270,00€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

189,90€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

179,50€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

128,50€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

104,50€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

77,00€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

29,25€

Arturo Sánchez. Ibéricos, únicos entre los ibéricos. Fieles a nuestro Legado.

35,90€